CASA COMUNITARIA

RESTAURAR PERO RECONVERTIR

RESTORE BUT RECONVERT

LA GUAIRA. VENEZUELA. 2015

Infraestructura social reactivada como principal centro de encuentro cultural en el núcleo de una comunidad desplazada producto de recurrentes desastres naturales.

Proyecto Project: Camilo González [Asymetric], Ariel Jacubovich, Martín Flugeman [Colectivo de Arquitectura Pública Asamblearia CAPA Collective of Public Assembly Architecture].

Artista invitado Artist: Daniel Medina

Coordinación de proyecto Project coordination: Adolfo Otero [PICO], Marcos Colina [Abono].

Comunidad Community: Valle Del Pino, La Guaira, Estado Vargas.

Construcción Construction: Brigadas populares de autoconstrucción Popular Self construction brigades.

Apoyo técnico Technical support: Ana Karina Vielma, María Isabel Ramírez.

Producción y Logística Production and Logistics: Frente Nacional de Bandas Rebeldes National Front of Rebel Bands.

Programa de intervención Intervention program: Espacios de Paz Spaces for Peace.

Soporte institucional Institutional support: Comisión Presidencial por la Paz y la Vida Presidential Commission for Peace and Life, Consejo Federal de Gobierno Federal Government Council.

Dotación de equipos, insumos y herramientas Equipment, supplies and tools provided: Misión Saber y Trabajo Knowledge and Work Mission.

Proveeduría de materiales Materials supplier: Frente Constructor Francisco de Miranda Francisco de Miranda Construction team.

Área de superficie y componentes Surface and components area: 450 m2.

Fotografía Photography: José Alberto Bastidas.

El proyecto consiste en la reestructuración de una vivienda afectada por el desastre natural del deslave, producido en el año 1999 a causa de fuertes precipitaciones que ocasionaron incontrolables aludes de barro e inundaciones. Posteriormente, la vivienda fue parcialmente habilitada por los propios habitantes, con la expectativa de ubicar un recinto de reuniones para actividades de interés entre los vecinos, hasta su definitiva transformación.

Se trata de una pequeña edificación ubicada en el epicentro del barrio, lugar estratégico de intercambio social que representa una estupenda oportunidad para la creciente dinámica del sector. Durante cinco semanas de construcción, se realizaron incontables tareas de organización y obra, ejecutadas por una importante fuerza de trabajo proveniente de la misma comunidad. Múltiples maestros de la construcción, más de 50 jóvenes inexpertos, voceros y líderes sociales, colaboradores, visitantes e instituciones participaron activamente en cada una de las fases de trabajo.

El edificio está conformado por una planta baja que integra un único ambiente equipado para danza, cine, teatro, deportes de salón, sala de computación, sala de lectura y ludoteca, más un área para servicios generales donde existen salas sanitarias, cocina, vestidores y depósito. Al fondo de la parcela, un patio interno y posible huerto comunitario. Al exterior, una plazoleta de encuentro y jardines ubicados en las veredas laterales como terrazas compartidas con los vecinos adyacentes.

El primer nivel se logra transparentar incorporando nuevos cerramientos de exteriores, elaborados a partir de una línea de premoldeados de hormigón con insertos de tubos de pvc. El sistema experimenta una construcción que se ajusta al ambiente tropical por medio de componentes no convencionales: cerramientos verticales con entramados calados para la circulación del aire y luz natural, manteniendo perfectamente aclimatado el espacio sin necesidad de recursos mecánicos.

El segundo nivel aprovecha la losa de concreto armado disponible como suelo de actividades. Cuenta con graderías móviles que permiten configurar la plaza según los diferentes usos, admitiendo un aforo asambleario de142m2 bajo sombra.

La cubierta se soporta por una estructura independiente de la casa, evitando agregar cargas improbables a la resistencia de las columnas anteriores. Cada uno de los nuevos puntales está constituido por un tronco de cuatro tubos circulares que a medida de su crecimiento, despliegan ramas bifurcadas y quebradas a distintas alturas, siendo el sostén de la rampa de acceso y los techos que proyectan sombra a la plaza aérea.

En la noche la casa comunal funciona como una gran lámpara irradiante. Finalmente la infraestructura se convierte en un hito referencial donde confluye todo el barrio, siendo el nuevo espacio de actividades políticas, culturales y educativas de los residentes, además de reposicionar el valor de la convivencia colectiva como aspiración histórica de la comunidad.